viernes, 6 de febrero de 2015

IGUALANDO EL COLOR


Los tiempos cambian, y en el oficio del pintor no iba a ser menos, son muchos los adelantos que hoy en día tenemos los profesionales a la hora de elaborar un color, de aquellos pintores de antaño que tenían que moler los minerales para sacar los pigmentos que más tarde utilizarían para hacer las mezclas para sacar el color elegido, hasta los tintes líquidos tanto al agua como universales, que hoy encontramos en las tiendas especializadas, como las maquinas tintometricas capaces de hacer miles de colores con solo elegir el que queremos en la carta que nos proporcionan, han pasado algunos años.



Pero no siempre podemos utilizar las tintometricas para realizar un color. En muchas ocasiones tenemos que hacer repasos en parte de testeros, y tenemos que ir haciendo mezclas de color hasta llegar al original, cuando esta mezcla es de dos colores es relativamente fácil encontrarlo, pero la cosa se complica cuando entran tres o más colores en la mezcla, si además le unimos que el color a igualar esta matizado o degradado por el paso del tiempo o los fenómenos contaminantes, como puede ser la polución, igualar se convierte en hazaña. Este reto se nos ha presentado en el exterior de los pabellones de la unidad técnica de la Universidad de Granada, al quitar un letrero nos encontramos que tenemos que igualar en este caso dos colores, para uno de ellos utilizamos los tintes ocre, rojo oxido, negro y para el otro en distintas proporciones ocre, rojo oxido, y rojo vivo. El resultado es el siguiente.
DESPUES
ANTES

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada